Sello de Buena Práctica Iberoamericana leer.es

martes, 11 de noviembre de 2014

ESCRIBIMOS CUENTOS A PARTIR DE UN CAMPO SEMÁNTICO

Soy Sol Mana, alumna de segundo año de la escuela Jesús, María y José, Río Tercero, provincia de Córdoba. A continuación voy a redactar un cuento de terror y suspenso que realicé a partir de un campo semántico, utilizando las siguientes palabras:
 “la señora Howe, seis pasos, altillo, el señor Valdemar, humo espeso, silencio, eco, sótano, cadáver, aspecto sepulcral, zumbido extraño, noche de tormenta, grietas,  ensordecedor, largo túnel, aparición, un ojo azul pálido, efecto fantasmagórico, horrible cabeza, salida bloqueada, temblor, casa de los espejos, un suspiro, viento”, dadas por mi profesora de Lengua. (Las palabras fueron extraídas del libro "Los hacedores de texto" de Alvarado Maite)


LA CASA DE LOS ESPEJOS

En una noche de tormenta y mucho viento  el señor Valdemar y la señora Howe, dueños de la casa de los espejos, oyeron un zumbido extraño y ensordecedor que los guiaba por un largo túnel al sótano. Al llegar, los invadió un profundo silencio.    La señora Howe realizó un suspiro de alivio. Pero de pronto sintieron un fuerte temblor, corrieron rápidamente hacia la cocina y pudieron ver un humo espeso que provenía de unas grietas del altillo. Pensaron que los ruidos escuchados se producían en él y resonaban en el sótano por efecto del eco.
Luego el señor Valdemar, muy valiente, decidió subir e investigar lo que estaba sucediendo. Se asomó y vio que  ese lugar tenía un aspecto sepulcral, hizo seis pasos y observó un cadáver con una horrible cabeza y un ojo azul pálido.
Desesperado, quiso escapar y se encontró con la salida bloqueada. De repente tuvo la aparición de una sombra con efecto fantasmagórico.
La señora Howe estaba  impaciente, al ver que su esposo no regresaba, entonces llamó a la policía. Cuando los agentes llegaron, ella les contó lo ocurrido. Subieron al altillo pudiendo entrar sin dificultad y lo único que observaron eran muchísimos espejos, no había rastros del señor Valdemar. Por lo tanto, muy intrigados, se retiraron del lugar sin saber qué es lo que podría haber pasado.
Desde entonces, nadie supo jamás lo que sucedió.  Solo la señora Howe, lo ve reflejado en los espejos de la enorme casa, todos los días al anochecer…
       
                                     FIN                                       
                                          
Este trabajo me resultó muy recreativo y divertido, ya que tuve que usar gran parte de mi imaginación para realizarlo.
Además, aprendí a redactar una historia a partir de una cadena léxica, lo que me favorecerá en una mejor redacción al seleccionar el vocabulario adecuado. Por otro lado, aprendí a usar recursos que me permiten evitar repeticiones, utilizando sinónimos o paráfrasis, antónimos, hiperónimos e hipónimos.

-Agustina Alba, trabajó con el mismo campo semántico. Su cuento se titula:    
                          
  LA EXTRAÑA APARICIÓN

Las noches de Sicilia habitualmente eran temerosas, oscuras y predominaban las tormentas, acompañadas de fuertes ráfagas de viento. Una de las mansiones más terroríficas del lugar, era la de la señora Howe, ya que aparentaba un aspecto sepulcral y tétrico.
Una noche, esta anciana se encontraba en su altillo rezando, como lo hacía todas las noches. De pronto, escucho seis pasos, un largo y profundo suspiro y de repente, un rotundo silencio. Muy aterrada, bajo las inmensas escaleras y sin hacer un paso más escucho un extraño zumbido. Rápidamente llamo al señor Valdemar, experto en casos relacionados con fantasmas o espectros, que, al notar la preocupación de la señora, no tardó mucho en llegar a su casa.
Pasada las dos de la madrugada, el llamado “caza fantasmas” se dedicó a explorar la casa. Presentía muchas cosas extrañas y con mucha valentía, decidió atravesar un largo túnel, ubicado en el horroroso sótano cubierto de grietas y humo espeso, que causaba escalofríos. En este pasadizo, se escuchó un ruido verdaderamente preocupante y ensordecedor que asustó a Valdemar.
Al llegar al final, grande fue el susto del señor al ver a un cadáver con una horrible cabeza el cual poseía un ojo azul pálido, que daba un efecto fantasmagórico. De pronto, una aparición, un eco y un temblor lo obligo a salir del lugar, pero para su descontento, su única salida estaba bloqueada. Sin lugar a donde ir y con mucho susto, dejo caer su cuerpo al suelo. Su corazón palpitaba a mil. Lo último que sintió fueron sus piernas aferradas a unas grandes y fuertes manos que, lo arrastraron sin piedad…

1 comentario: